Destrozado el batiment Normandie

El batiment Normandie de Rennes se ha caído por deficiencias en uno de los cimientos. Al parecer, mientras un bombero realizaba maniobras de apredizaje, se desprendió la escalera y todo el bloque de hormigón cayó sobre él. El balance final de fallecidos ha sido de 150.
Total consternación entre las autoridades locales, que a pesar de que estaban avisadas del mal estado en que se encontraba la vivivenda no hicieron nada que evitara el desastre.
Los restos de hierro de las vigas estaban inundadas de amianto, un producto cancerígeno que se ha extendido por gran parte de la ciudad y que ha provocado que el Gobierno francés haya ordenado dejar a la villa bretona en cuarentena, a la espera de que los especialistas médicos determinen el alcance total del daño causado.
Entre los supervivientes se encuentra un joven francés analfabeto, Fabien, que gracias a un milagro salvó su vida. “En efecto, salvé mi vida porque una de mis uñas se enganchó sobre un mueble de la habitación y me quedé pegado a él, evitando ser golpeado por ningún bloque de piedra, ha sido increible, aunque he de reconocer que en Marsella han ocurrido cosas peores”.
Entre los restos hayados por la policía forense, caben destacar las 150 cajas de cereales y los 427 envoltorios de queso Camembert encontrados en la séptima planta.
Varios fueron los testigos del siniestro, que se escuchó en todas las calles de la villa. Tal fue el estruendo que un trabajador jamaicano que jamás había abandonado su puesto en la puerta de un conocido centro comercial de la zona, corrió despavorido hacia el siniestro. Dos jóvenes de color, habituales inquilinos de la vivienda, que en ese momento atravesaban las “casi” terminadas obras de la parada del metro , declaran que jamás habían visto nada igual. El más pequeño de ellos, que llevaba los bolsillos llenos, afirmó sentirse “impresionado”, y el otro, más alto, le echó la culpa a las mujeres que allí vivían.
El desalojo de los cadáveres fue una tarea harto complicada y el principal problema fue hayado en un cuerpo de una mujer de complexión ancha cuyo olor era insoportable. Para trasladarla, los bomberos tuvieron que usar trajes especiales porque el aliento verdoso de su boca parecía más dañino que el propio amianto. Annaise, una joven que vivía allí, se salvó de milagro porque había ido a comprar espuma de afeitar. “Mi amiga ha muerto, iba para estrella”, declaró emocionada.
Unos sesenta años tenía a sus espaldas la vivienda, y miles de historias detrás. Risas, borracheras, besos, sexo bueno, sexo regular, sexo malo, peleas, amor, odio, duchas desagradables, espaguetis, cervezas, calimochos… Al final, lo único que quedó en pie, en el centro del desastre, fue un lavabo recién reparado. Y es que la vida va de vuelta y vuelta, de ahí mi segundo apellido.
La semana que viene el cine Gaumont del centro de la villa emitirá imágenes del edificio en una retrospectiva que intentará recaudar fondos para las familias de las víctimas. Los numerosos estudiantes de la ciudad, consternados, van a manifestarse por las calles de Rennes porque creen que la culpa es del último presidente electo del país, Nicolas Sarkosy. Las lavadoras del centro serán donadas a beneficiencia porque al parecer seguían funcionando tras la caída. De fondo, todavía se escuchama Paloma.

Anuncios

One Response to Destrozado el batiment Normandie

  1. Mariñe dice:

    Komo escribes mi jey-jey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: