… a un alienígena a través de los ojos de un niño

2 abril, 2008

Mientra rodaba la última escena de Encuentros en la tercera fase, a Spielberg se le ocurre lo siguente: ¿Y si uno de los alienígenas se quedara entre nosotros?. Le gustó tanto la idea que estuvo a punto de modificar el final de la película, pero decidió archivarla para más adelante.

De ahí surge la idea principal de E.T. – El extraterrestre, considerada por Spielberg como su obra más personal y es que, el personaje de Elliot refleja la infancia del director, un niño solitario marcado por el divorcio de sus padres.

Al estar relatada desde el punto de vista de unos críos, uno puede pensar en E.T. exclusivamente como una película familiar. Sin embargo si quitamos dicho revestimiento, se observa que en la obra trata temas no tan infantiles: la soledad, la intolerancia, el abismo entre el mundo de los niños y el adulto, la muerte y el recuerdo …

Si eres de los que sólo ha visto E.T. desde el punto de vista infantil, te invito a que disfrutes de esta gran película con otros ojos.